ESLOGAN FLASH

De la estética a la obsesión.

estetica-obsesion_238Adictos al bisturí.

La cirugía plástica ha dejado de ser un lujo a alcance de pocos bolsillos para convertirse en la última moda de la sociedad actual. La cirugía plástica y estética son grandes aliadas de la autoestima de las personas, reforzándola y mejorando así su calidad de vida diaria. Sin embargo podemos encontrarnos personas que traspasan la barrera de la estética llevándolo a la obsesión, persiguiendo un modelo de perfección totalmente irreal y que se convierte en patológico.

Si bien es cierto es que la cirugía estética ,bien entendida, es de gran utilidad y es capaz de ayudar a muchas personas a superar complejos que le impedían llevar a cabo su vida con completa normalidad y desarrollándose en su totalidad. En algunos casos, rasgos como una nariz aguileña u orejas grandes pueden llegar a perjudicar en las relaciones sociales de una persona, pudiendo llegar a crear incluso una fobia social.

Existen claras diferencias de cuando se trata de una cirugía para conseguir unos cambios lógicos con el tratamiento solicitado, y cuando se trata de un capricho u obsesión. En muchas ocasiones se solicitan y se buscan transformaciones totalmente desmedidas e imposibles de conseguir por los medios quirúrgicos existentes.

Ética o estética.

Para muchas mujeres u hombres estas intervenciones son realmente necesarias.

Normalmente la mayoría no busca la sensualidad excesiva con este tipo de cirugías, sino que sea acorde a su cuerpo o simplemente el deseo de reparar los signos del paso de los años.

No hay que olvidar que antes que cirujano plástico, el profesional es un medico que tendrá que valorar en la primera consulta su estado tanto físico como psicológico.

Una vez que el paciente supera u olida el miedo al dolor después de la intervención, surge el interrogante de cómo lograr que los resultados de la cirugía estética muestren un aspecto totalmente natural. La habilidad del cirujano plástico, sus conocimientos anatómicos y sus cánones estéticos  deben ser usados por el profesional como las cualidades de un artista, esculpiendo y modelando.

Cuando una persona es sometida a una intervención estética, lo resultados tiene que ser totalmente naturales, para que amigos, familiares o vecinos no noten que se ha realizado una operación.

La cara es la carta de presentación de cualquier sujeto, y es por ello por lo que hay que tener especial cuidado con el rostro de los pacientes para conseguir un resultado satisfactorio para todos, por ejemplo si se realiza una rinoplastia, la nariz es la primera zona de la cara que salta a la vista, sobresaliendo del resto de rasgos. Las modificaciones deber ser llevadas a cabo de acuerdo a sus facciones y forma craneal.

La obsesión de necesitar más.

Existe la posibilidad de que un paciente se pueda volver adicto a las intervenciones de cirugía estética, en el mismo grado que se puede ser adicto a la comida, el juego o el alcohol. Su médico estético tiene la responsabilidad de detectar cuando se trata de un paciente patológico, obsesionado por la operación, y decidir si debe o no debe operar.

Detrás de ese afán desmedido y totalmente ilógico por perfeccionar alguna de sus características corporales, pueden esconderse problemas mucho más profundos que los relacionados con una autoestima baja (anorexia, trastornos psiquiátricos, etc.)

Aunque la belleza física siempre ha tiene gran relevancia y ha sido muy valorada, en la actualidad ha cobrado una gran importancia. Es importante aplicar la ética como profesional con cada uno de sus pacientes y la contención que le aporte a sus pacientes, como personas.

El cambio físico debe ser el punto de partida hacia una vida más plena.

Publicado el:  24-02-2010



El © copyright del artículo "De la estética a la obsesión.", publicado en Artículos Cirugía Estética pertenece al Instituto Clínico Capilar y Estético Tricoláser, S.L.. Para la publicación o reproducción, parcial o total, a través de medios impresos, online o a través de cualquier otro medio o formato de "De la estética a la obsesión.", es necesario el consentimiento de Instituto Clínico Capilar y Estético Tricoláser.

 

volver_16Volver a la lista completa de Artículos

Compartir